Impresoras láser

Las impresoras láser empezaron a producirse en los años 70 y desde entonces lo avances en tecnología han mejorado notablemente sus prestaciones. Ahora las impresoras son más silenciosas, rápidas y con muchas opciones de conectividad para hacer uso de ellas estando en cualquier lugar.

Actualmente los equipos de impresión son muy versátiles, adaptándose a las necesidades de cada particular o empresa.

Características de impresión

  • La velocidad de impresión de una impresora láser ronda las 10 y 30 páginas por minuto, esto se debe a que dichos equipos imprimen las páginas completas y no por tramos como los equipos tradicionales de inyección.
  • El tóner es un poco más caro, pero a su vez es mucho más duradero, esto hace que el coste de consumibles sea menor a largo plazo.
  • Son muy silenciosos, apenas generan ruido.
  • Las impresoras láser tienen una alta calidad de impresión, destacando su nitidez en imágenes y texto.

¿Cómo funciona una impresora láser?

Las impresoras láser funcionan con un haz de luz que establece la intensidad y la forma de cada archivo que imprimimos. Este diseño se captura en un cilindro fotoconductor que cuando entra en contacto con el tóner va atrayendo los pigmentos de tinta y esta es cargada eléctricamente. Dichos pigmentos son transferidos al papel pasando por el rodillo fotoconductor y finalmente se adhieren a él ayudados por la energía térmica producida por el calentador cerámico.

¿Cómo funciona el tóner?

Cada tóner tiene unos pigmentos con resinas plásticas, silicones y óxidos metálicos que se utilizan en este método de impresión. El tamaño de dichas partículas oscila entre las 5 y 30 micras, lo que lo convierte en un componente bastante sólido que se comporta como un líquido. Esto nos posibilita la opción de que el tóner fluya sin ningún problema y los componentes recargables no nunca se sequen, lo que lo convierte en sistema perfecto para los negocios o particulares que tienen unas necesidades de impresión específicas.

No Comments

Post A Comment